viernes, 20 de mayo de 2016

Relato MiMa Vecinos

¡Buenas noches!
Leerás esta historia y creerás que no es posible.
Estarás en lo cierto, la hemos inventado nosotros pero te podemos asegurar que está inspirada en varios sucesos reales que hemos tenido la oportunidad de conocer, gracias a los relatos que nos habéis contado para crear vuestros productos. 
Que sí, que la realidad , en muchos casos, supera la ficción. Y como a veces se dice, el mundo es un pañuelo en el que puedes conocer personas vitales en tu vida.
Nunca sabes quién puede estar cerca tuyo.
¿Te animas a descubrirlo? 
Saludos

Un sábado por la mañana, Raúl se disponía a coger su coche para ir a pasar el día con sus hermanos. El día era radiante, un sol de verano que invitaba a cantar a los pájaros. Sería un día perfecto. Después de unas semanas sin poder verlos, hoy quedaban todos los hermanos para comer y pasarlo genial en familia.
Raúl llega al aparcamiento, con aquellas luces, el olor característico, aquel frío, la soledad que produce el lugar.... Se acerca a su coche y descubre que tiene una rueda pinchada. ¡¡Qué mala suerte!! Pensando... recuerda que semanas atrás, había pinchado y no reemplazó la rueda de repuesto. Se encuentra en medio del parking sin saber qué hacer. Entonces aparece Alba y con una  gran sonrisa le dice: "Vecino, ¿qué te pasa?".  A lo que él le responde: "Tengo una rueda pinchada y no tengo la de repuesto". Ella le dice: "El vecino del 3º A es mecánico, quizá te pueda ayudar". A Raúl le entran los sudores y le comenta que no conoce a tal vecino y que le daría apuro pedirle un favor después de estar viviendo cuatro años en el edificio y no haberle dicho nada". Alba le contesta: "Ves a presentarte y coméntale qué te pasa. Es un chico muy majo".
Se arma de valor, sube al tercer piso y pica a la puerta. ¡¡No lo puede creer!! ¡¡Es Oscar, amigo suyo de la infancia!! ¡¡Qué gran alegría!! Hacía años que no sabía nada de su amigo y resulta que ahora son vecinos. Después de un gran abrazo, se ponen al día sobre qué ha sido de sus vidas estos últimos años.
Pero la rueda sigue sin cambiarse y Raúl debe irse. "Oscar, ¿quieres venir a comer con mis hermanos, así recordamos los viejos tiempos también con ellos, cuando jugábamos todos juntos?" A lo que le responde con un sí sincero, dado que tiene ganas de verlos. Para no perder más tiempo, Oscar le propone ir juntos con su coche. Le parece bien la idea y se marchan los dos a pasar el día juntos.
El domingo, la rueda sigue sin estar cambiada pero antes de que Raúl se tuviera que preocupar, Oscar aparece en su puerta con unas cuantas cerveza, un maletín de herramientas y un gato, dispuesto a ayudar a su amigo y ahora vecino.
Nunca sabes quién puede estar cerca tuyo. ¿Te animas a descubrirlo? 
Tu Vida en Manga

No hay comentarios:

Publicar un comentario